PCCL

jueves, 22 de noviembre de 2018

Declaración del PCE sobre la propuesta del PP para ilegalizar a las organizaciones “comunistas y populistas”




Es un insulto a la humanidad, que el PP banalice los crímenes del franquismo, del fascismo y del nazismo equiparándolos cualquier otra ideología política, menos aún con el comunismo

No es noticia que PP y Ciudadanos eviten condenar el franquismo: representan a los herederos de los promotores y beneficiarios de la dictadura fascista que asoló España por 40 años: banqueros, golpistas, empresarios, iglesia, terratenientes. Sería como condenarse a si mismos, a su historia, a sus líderes fundadores.

Pero sí ha sido novedosa la excusa usada por el partido de los sobres, de los recortes, de la “policía política” de Cosidó y de la guerra de Irak para evitar condenar el franquismo, excusa a la que se ha sumado la nueva derecha de Ciudadanos en el Senado: vincular la condena del franquismo y de su exaltación a la ilegalización de las organizaciones “comunistas y populistas”, esa nueva etiqueta que usan tanto para blanquear a los nuevos fascismos de hoy como para criminalizar a las respuestas populares ante la estafa del capitalismo, para esconderse de sus criminales políticas económicas.

PP y Ciudadanos han dejado bien claro su concepto de democracia: solo la permiten si la clase trabajadora y el pueblo renuncian a luchar contra el sometimiento y la explotación, si renuncian a luchar por el socialismo y por lo que denominan “populismo”.

Si el pueblo y la clase trabajadora se identifican con “el comunismo y el populismo”, entonces se consideran legitimados para defender, proteger, promover o no condenar el fascismo y el nazismo. Acaban la democracia y vuelven a la represión, el acoso, la mordaza y la ilegalización. Eso explica los acontecimientos lamentables a los que asistimos estos días: la amenaza contra la libertad ante el miedo a perder sus privilegios y su poder. Leer+